Qué son los Dividendos

que son los dividendosLa definición de dividendos sería algo así como: “la parte del beneficio o ganancia obtenida por una empresa, que decide repartir entre sus accionistas”.
El dividendo, es un derecho económico que los accionistas adquieren por ser partícipe de una empresa. No existe obligación de repartir dividendos, salvo en determinadas empresas como los REITs o las Socimis.
Las empresas que dan dividendos lo hacen por varios motivos, aunque el principal suele ser que los directivos no encuentran un destino mejor para los beneficios empresariales, no pueden destinar más a crecer orgánica o inorgánicamente y deciden retribuir a sus accionistas mediante el pago de dividendos.
Esa es una de las razones por las que, la mayoría de las acciones que pagan más dividendos corresponden a empresas maduras, tipo Coca Cola, mientras que las empresas de crecimiento, tipo Amazon o Facebook no reparten dividendos, ya que dedican los beneficios a crecer o recomprar acciones.
En este caso los dividendos y la recompra de acciones propias, forman parte del conjunto de ganancias pagado a los accionistas ya que, cuando se reducen las acciones en circulación el beneficio por acción crece, y una consecuencia es la revalorización bursátil.

eToro es para tí si...
  • …buscas una plataforma con multiples activos en los que operar, no sólo acciones
  • …buscas un bróker con 0 comisiones
  • …buscas un bróker que te permita copiar lo que hacen los mejores inversores

El dividendo

Rentabilidad por dividendo, dividend Yield

El rendimiento del dividendo en una empresa cotizada pone en juego dos variables, el precio de la cotización y el dividendo por acción que paga la empresa.
Fórmula rentabilidad por dividendo: Dividendo anual/cotización actual*100
Con un ejemplo lo podrás comprender mejor.
Pongamos que la acción Repsol cotiza a 10€ hoy, y el dividendo anunciado es de 1€ por acción, tendríamos que 1/10= 0.1*100, la rentabilidad por dividendo de Repsol en este momento sería de un 10%.

Acciones con mejores dividendos

Con la fórmula anterior, podríamos llegar a la conclusión errónea que las mejores empresas para invertir en bolsa, son aquellas que reparten los dividendos más altos.
Esa es la razón por la que muchos inversores obtienen bajas o nulas rentabilidades, al comprar acciones para dividendos. Como dije al principio, los dividendos salen de los beneficios empresariales, de modo que, debemos realizar la compra de acciones con dividendos que crezcan en beneficios año a año.
Posteriormente, hay que analizar el cupón histórico de una acción, para saber si recompensa a sus accionistas con dividendos crecientes.
Es mejor invertir en una empresa con una rentabilidad por dividendo de un 2%, pero que lo haga crecer a un 10% anual, que comprar una empresa con una rentabilidad por dividendo de un 10% que no crezca, o que cada año ofrezca un dividendo menor o errático.

eToro es una plataforma multiactivos que ofrece inversiones tanto en acciones como en cryptoassets, así como en el comercio de activos CFD.
Tenga en cuenta que los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 67% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero al negociar CFD con este proveedor. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse el lujo de asumir el alto riesgo de perder su dinero.
Los cryptoassets son instrumentos volátiles que pueden fluctuar ampliamente en un período de tiempo muy corto y, por lo tanto, no son adecuados para todos los inversores. Además de los CFD, el intercambio de cryptoassets no está regulado y, por lo tanto, no está supervisado por ningún marco regulatorio de la UE.
El rendimiento pasado no es una indicación de resultados futuros.

Pago de dividendos

Al igual que la empresa no tiene la obligación de pagar dividendos a sus accionistas, tampoco existe una fecha determinada para su pago. Sin embargo, las empresas se deben a sus accionistas y suelen pagar sus dividendos siempre en las mismas fechas.
Cada cuánto pagan dividendos las acciones, pues dependerá de la empresa y la cultura empresarial del país.
En Europa es muy común encontrar empresas que pagan un dividendo anual, o lo dividen en dos al año, lo que sería un pago semestral. Culturalmente, los dividendos de empresas americanas son trimestrales, cuatro al año, aunque también podemos encontrar empresas que reparten dividendos mensuales.
Las empresas que dan dividendos lo hacen siguiendo unos protocolos en fechas:

  1. Declaración de dividendos

    Es la fecha en la que el Consejo de Administración realiza el anuncio del pago de dividendo, mediante una comunicación pública al regulador.
    En España, mediante comunicado a la CNMV. En este comunicado se indica el importe del dividendo y fecha de pago.

  2. Fecha ex dividendo

    Es la fecha en la que las acciones ya no tienen derecho a cobrar el dividendo anunciado por la empresa. Un accionista que mantuviera sus acciones, podría vender las acciones ese día y cobrar el dividendo, ya que en ese día el posee el derecho, aunque cuando lo cobre ya no sea accionista.

  3. Record date dividendos o fecha de registro

    Suele ser el día hábil de cotización posterior a la fecha ex dividendo, y es el día en el que la empresa determina que accionistas tienen el derecho a dividendo.

  4. Fecha de pago

    Es la fecha efectiva de pago del dividendo. En España suele ser el día siguiente a la fecha de registro, pero en otros países se puede demorar semanas o meses.

Tipos de dividendos de acciones

Las acciones que generan dividendos, pueden decidir como distribuirlos a sus accionistas. Según cómo se reparten los dividendos, estos pueden tener un nombre diferente:

Dividendos a pagar ordinarios

El dividendo ordinario, es el que pagan las empresas con cargo a los beneficios obtenidos de su actividad habitual.
Estos dividendos a pagar pueden ser a año vencido, cuando la empresa ya ha contabilizado sus beneficios netos, sabe cuando dinero ha ganado y decide cuando dinero destinar al dividendo por acción.
Sin embargo, es común que los dividendos en bolsa se distribuyan en varios tramos, anticipando parte de los beneficios a los accionistas vía dividendos, y estos dividendos tienen su propia denominación:

Dividendo a cuenta

El dividendo a cuenta es un dividendo que se entrega antes de que la empresa termine el ejercicio fiscal, como anticipo a los resultados que espera obtener.
Es de obligación que las empresas realicen presentaciones trimestrales, semestrales y anuales de sus estados financieros al regulador, de esta forma tanto los propios directivos como los accionistas, conocen de la evolución de la empresa.
Si la marcha del negocio va según lo previsto, el Consejo de Administración suele adelantar parte del dividendo que se pagaría al final del periodo contable, siempre que tenga liquidez suficiente.

Dividendo complementario

Una vez cerrado el año fiscal y determinados cuales son los beneficios reales, si la empresa ha efectuado el pago de un dividendo a cuenta, se paga el resto del dividendo previsto, sería un dividendo complementario al anterior y que unidos formarían el dividendo ordinario de la empresa.

Dividendo con cargo a la prima de emisión

Las empresas cotizadas, suelen tener un camino previo antes de salir a bolsa, una operación realizada de forma habitual por las empresas para obtener financiación y poder crecer.
Lo normal es que las acciones salgan a cotizar en bolsa tras una ampliación de capital, dando entrada a nuevos socios. Bien, estas acciones tienen un precio y a ese precio se les puede sumar lo que se denomina prima de emisión, que sería un sobreprecio a su valor teórico, destinado a proteger a los accionistas que ya están dentro de la empresa.
Esta prima de emisión va directamente al balance de la empresa y figura como reservas, una vez que la salida o ampliación ha terminado.
En un momento determinado, el Consejo de Administración y la Junta de Accionistas, puede decidir repartir vía dividendos esas primas de emisión.

Reparto de dividendos con cargo a reservas

Las empresas tienen la obligación de destinar parte de los beneficios a cubrir una reserva legal, hasta llegar una determinada cantidad del capital social.
Estas son las que se denominan reservas legales, pero la empresa puede destinar parte de los beneficios a constituir lo que son reservas voluntarias, parte de los beneficios no distribuidos, ni gastados en recomprar acciones o en hacer crecer el negocio.
Puede darse el caso de que una empresa, en un año fiscal determinado no obtenga beneficios o sean menores de lo esperado, y para no defraudar a sus accionistas, decida repartir un dividendo con cargo a reservas voluntarias acumuladas en años anteriores.

Dividendos extraordinarios

En ocasiones, las empresas obtienen beneficios extraordinarios, que no tienen que ver con la marcha habitual del negocio, como por ejemplo por la venta de una parte de la empresa.
Estas ventas suelen ser para reordenar la empresa o mejorar su situación financiera, aunque a veces también son situaciones forzadas por parte de los reguladores.
En todo caso, si la empresa no sabe muy bien que hacer con el dinero, puede decidir repartirlo entre sus accionistas, es lo que se considera un dividendo extraordinario.

Cómo cobrar los dividendos

Al igual que los dividendos en bolsa pueden tener diferentes orígenes, la ley contempla que los beneficios se puedan repartir de dos formas diferentes:

  • Dividendos a pagar en efectivo. Obviamente la prestación es dinerada, los dividendos que recibe el accionista van a su cuenta de corretaje del Bróker en el que mantiene sus acciones.
  • Pago de dividendos en especie. La ley de Sociedades de Capital permite la distribución de dividendos en forma diferente al dinero, lo habitual que estos dividendos distribuidos en especie sean acciones, lo que habitualmente se conoce como scrip dividend.

Dividendos en acciones y scrip dividend

Mal ejecutada, esta es una de las formas perversas que tienen las empresas de recompensar a sus accionistas.
Si hablamos de distribución de dividendos en acciones que la empresa dispone en cartera, es un dividendo que beneficia al accionista, ya que no merma su participación en el accionariado.
Sin embargo, el scrip dividend en realidad no es un dividendo como tal, ya que se trata de una ampliación de capital, con la que se paga a los accionistas con acciones de nueva creación.
Como la empresa está emitiendo nuevas acciones, no sale ni un euro de la caja, los accionistas reciben más acciones con lo que se crea la falsa impresión de que tienes más participación en la empresa, cuando en realidad tienes la misma.
Algunas empresas, muy pocas, utilizan el scrip dividend de la forma más benigna posible para los accionistas, ya que emiten nuevas acciones para pagar el dividendo y luego recompran en el mercado esas acciones emitidas, para proceder a su amortización, con lo que los accionistas que han elegido tener más acciones de la empresa “Si” tienen una mayor participación.
Según está estructurado el scrip dividend, un inversor recibe derechos en función de las acciones que tiene en cartera, habitualmente uno por acción, y necesita un número determinado de derechos que decide el Consejo de Administración, para recibir una acción nueva.

Ejemplo reparto de dividendos scrip

Imagina que tienes 100 acciones del Banco Santander, recibirás 100 derechos. La Junta de Accionistas o el Consejo de Administración, dependiendo de la cotización de las acciones, decide cuantos derechos son necesarios para percibir una acción nueva.
Supongamos que deciden que se necesitan 5 derechos, en este caso, si decides percibir nuevas acciones, percibirás 20 acciones nuevas.

Tributación de los dividendos

Los dividendos tributan en la Declaración de la Renta como capital mobiliario, dentro de las rentas del ahorro. Esto es, los dividendos recibidos en metálico se deben sumar a los beneficios obtenidos por depósitos y cuentas corrientes.
La tributación que se paga por los dividendos obtenidos dependerá del resto de las inversiones, ganancias y pérdidas patrimoniales, pero el impuesto a los dividendos gira entre un 19% y un 26%.

Doble imposición en dividendos

Los dividendos en el extranjero están sometidos en la mayoría de los casos a doble imposición, pagamos dividendos en origen y cuando los recibimos en nuestra cuenta.
La doble imposición en la fiscalidad de dividendos extranjeros es evitable, con varios países existe un convenio de doble imposición, con los que se pretende que recuperes todo o parte de lo pagado en el país de origen.
En muchos casos el exceso de impuesto se puede recuperar al realizar la declaración de la renta, indicando en la casilla correspondiente que son empresas extranjeras sometidos a un acuerdo de doble imposición, en otros casos, el exceso de dividendos pagados hay que solicitarlo directamente al país de origen.

Invertir en dividendos

Si te ha gustado, comparte....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

6 comentarios en «Qué son los Dividendos»

  1. Hola Miguel:
    La mejor explicación sobre el scrip dividend e incluso para mí la mejor explicación de lo que es la leí en una entrevista que le hicieron a Daniel Lacalle. Dijo: «El scrip dividend es como que te inviten a cenar con tú dinero.»
    A buenos entendedores sobran palabras.
    Un saludo.

    Responder
    • Hola Blacklupus….efectivamente, es así, tal cual como lo cuentas. Si decides coger el dinero, y no las acciones, lo que estás es vendiendo parte de tu participación en la empresa, o sea que…es tu dinero, no es un dividendo.
      Un abrazo.

      Responder
        • Si..y no. Aunque el dinero que te reparte la empresa se descuenta de la cotización, y ese dinero es tuyo, pero sólo hasta cierto punto, por que la empresa podría destinarlo a cualquier otra cuestión, como a crecer.
          Algunos piensan que si una empresa reparte dividendos, no crecerá su cotización…y no es cierto. Hay que tirar de históricos y ver la cotización de Coca-cola o sin ir demasiado lejos, la de Inditex.
          Un abrazo.

          Responder
  2. ¿Los dividendos?…nuestra razón de ser, je,je,je.

    Eso de que es un derecho nuestro pero no una obligación de la empresa es perfectamente aplicable a las tapas gratis que te ponen en los bares con tu bebida.
    Aquí en Plasencia es religión y si no te lo ponen lo exiges, pero no es obligatorio por parte de los barman.
    ¿qué pasa con esto?…pues que el domingo estuve en un pueblo a bañarme en una garganta y en el bar no nos pusieron ni unas tristes aceitunas…pero es que allí no se estila eso de la tapa…si quieres tapa , la pagas.

    Pero acostumbrado como estoy a los pinchos, salir en Plasencia de cañas , es salir a tapear, es un derecho adquirido y que los empresarios hosteleros ponen…pero a cambio tienen los bares llenos de gente…Pues con las empresas que compramos igual…¿si no dieran dividendos, quién coño las iba a comprar?

    Saludos

    PD…si ves 3 clicks en publicidad de ahora mismo, son míos…pa que te compres un ferrari, je,je,je

    Responder
    • Hola PP.
      Tienes toda la razón. Creo que uno de los alicientes para el pequeño inversor está en los dividendos. Si las empresas no pagaran dividendos, no todos invertiríamos en ellas….por lo menos no haríamos un comprar y mantener.
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

 

 

Acepto la política de privacidad

  • Responsable: Miguel Caballero
  • Fin del Tratamiento: Controlar el spam y la gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido
  • Contacto: contacto@compraraccionesdebolsa.com
  • Información adicional: Visita mi política de privacidad

  *