Libertad Financiera

¿Qué es libertad financiera?

como conseguir libertad financieraConseguir la libertad financiera es posible. Aunque hay muchos niveles de libertad financiera, yo considero que se ha llegado a ser libre financieramente en ese momento de tu vida en el que puedes vivir de tus rentas, sin necesidad de volver a trabajar. 
Cada individuo tendrá una respuesta diferente a qué es la libertad financiera, aunque todos coincidirán en lo básico, se trata de comprar tiempo para vivir sin necesidad de trabajar.
El concepto vivir de las rentas es viejo, pero no teníamos una guía muy clara de cómo vivir de las rentas hasta que apreció Robert Kiyoski y publicó su libro de libertad financiera, Padre Rico, Padre Pobre, en 1997.
Más recientemente, al concepto de libertad financiera se le ha dado una vuelta de tuerca con la aparición del movimiento FIRE (Financial Independence, Retire Early) a finales de la década del 2010. Ahora ya no queremos conseguir la libertad financiera, queremos jubilarnos jóvenes, para poder tener una vida plena sin necesidad de trabajar.

Conseguir libertad financiera

Cómo conseguir libertad financiera

Conseguir la libertad económica personal es un método exportable, pero no es único. Me explico, aunque hay varios métodos probados y comprobables para obtener ingresos pasivos o semi pasivos, no todo el mundo tiene porque utilizar las mismas estrategias para conseguir libertad financiera.
Creo que lo entenderás mejor si primero te cuento las diferentes fórmulas admitidas habitualmente para que dinero y libertad vayan de la mano:

  • Vivir de rentas por alquiler de inmuebles
  • Intereses de los ahorros y/o vivir del dividendo de inversiones en acciones
  • Ingresos procedentes de negocios. Los más populares son los negocios online, por ser relativamente baratos y sencillos de montar
  • Derechos de autor procedentes de patentes o cánones

Cada uno nos sentiremos cómodos en un grupo o combinando varios métodos de ingresos pasivos, pero a partir de su elección las variables son infinitas.
Un ejemplo que me toca de cerca, la Bolsa. Se puede empezar a invertir en Bolsa utilizando todo tipo de estrategias, desde fondos de inversión o ETFs acumulativos, a invertir en empresas individuales de crecimiento o que generen dividendos crecientes.
Por eso no existe una fórmula mágica para todos. Se pueden establecer unas directrices, a partir de las que cada uno debe decidir como llevar a cabo su estrategia.



Pasos para la libertad financiera

Hay que tener claro que no todos tenemos o podemos aspirar a los mismos niveles de libertad financiera. Mientras que unos se tendrán que conformar con obtener un cierto nivel de seguridad financiera, otros estarán en disposición de conseguir ser libres financieramente o llegar a la máxima expresión que puede ofrecer el dinero, libertad económica personal total, o sea, conseguir libertad financiera.
Pero todo camino empieza con un primer paso, que debemos dar en la dirección adecuada. No hay nada peor que empezar un viaje financiero sin un destino, ya que las probabilidades de acabar donde no queríamos estar son muy altas.

Punto de partida

El punto de partida, es un examen de conciencia, pero también es un examen financiero. Un camino empieza con un primer paso, y el primer paso es saber donde estamos y que es lo que queremos. Conseguir ser libre financieramente, exige un gran esfuerzo. Tal vez algunos lo consigan con facilidad, pero no te engañes, son “unos pocos” privilegiados, más inteligentes que el resto, con unas habilidades innatas o con una situación profesional y financiera mejor. Con el punto de partida, lo que reconocemos es que deseamos llegar a un objetivo, y que vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano por conseguirlo.

El método, la organización, el camino

Tal vez el que lea mi blog de forma habitual, puede que piense que soy bastante metódico…no, lo que soy es muy constante.
Mi virtud es ser como un martillo pilón. Cuando algo me importa, machaco, machaco y machaco.
No soy el más listo, no soy demasiado organizado, pero si tengo una constancia a prueba de bombas (o eso creo).
Todos los días me prometo ser más organizado, pero tal vez también mi falta de organización, haya sido una ventaja o me ha proporcionado muchas opciones, que de otra manera habrían quedado al margen.
En esta parte, con lo que quiero que te quedes, es la necesidad de un plan de trabajo.
Esta claro que es lo que quieres ¿Pero como lo vas a lograr?
Algunos puntos a considerar son:

  1. Ahorrar

    Aunque esto no significa vivir como un Monje Cartujo, supone examinar bien tus gastos, comprobar de donde puedes ahorrar y establecer prioridades.
    Por ejemplo, quizás comprar un coche nuevo no sea una prioridad. Cambiar de teléfono móvil todos los años, tampoco. 
    Andar para ir al trabajo o acercarte hasta la tienda que te pilla a dos calles, pero que es más barata, antes que comprar en la tienda de la esquina, que venden los tomates Kumato a 3€, son formas de ahorrar sin cambiar de estilo de vida.  libertad financiera, ahorrar

  2. Conseguir fuentes de ingresos alternativas

    Existen muchas fuentes de ingresos, que se pueden explorar para conseguir los objetivos financieros propuestos.
    La más sencilla es invertir en empresas que pagan dividendos. Es un ingreso pasivo, aunque siempre exige algo de control por nuestra parte.
    En la actualidad, y con un mundo como el de Internet, con las posibilidades que nos ofrece, podemos obtener ingresos de muchas fuentes distintas: tiendas online, blogs, infoproductos, todo lo que son negocios online.
    Te puede parecer abrumador, y lo es, pero sólo hasta que empiezas.

  3. Uso del apalancamiento

    Hay muchas formas insospechadas de utilizar el apalancamiento, y no siempre es el financiero.
    Algo al alcance de los que empiezan a invertir, es utilizar las opciones financieras para generar ingresos recurrentes, y para comprar acciones más baratas.
    Si generas un negocio online, una forma de apalancamiento, son las redes sociales para difundir tus productos, el contacto con otros buscadores de la libertad financiera, también es una forma de apalancarse, ya que te proporcionan información, formación, apoyo e ideas.

  4. El aprendizaje

    Mi último curso, ha sido uno para mejorar el posicionamiento online y las estructuras de las páginas webs.
    Mi último libro (que estoy leyendo muy despacito…) es Antifrágil, de Nicolás Nassin Taleb.
    Ya no leo apenas novelas de misterio o históricas, mejor si estaban mezclados los dos ingredientes. Tal vez, cuando disponga de más tiempo, retome esta faceta.
    Tenemos que aprender de todo lo que nos interesa, y lo que nos acerque a nuestro objetivo. Hay que reconocer que no tenemos los conocimientos necesarios, y que otras personas nos pueden ayudar a conseguirlos.
    El conocimiento, nos hará libres, no creo que esta frase estuviera pensada para la libertad financiera, pero le sienta como un guante.

Monitorizar los resultados. El tiempo es el mejor aliado

El tiempo es un buen aliado, aunque sin dejar de lado la paciencia.
Todo el mundo conoce, o debiera, la importancia del interés compuesto. Los ricos lo conocen, y por eso nuestras abuelas nos decían: el dinero atrae dinero.
Cuando tienes dinero, y lo inviertes, ese dinero produce más dinero, es el efecto del interés compuesto.
Una vez en marcha, hay que articular mecanismos para medir la evolución del proyecto.
Ya te he dicho que soy bastante “desorganizado”, pero hasta un desorganizado, debe poner de vez en cuando en limpio sus asuntos, y saber como está su proyecto.
Saber si estás consiguiendo tus objetivos, si estás cerca o lejos, te ayuda a centrarte y cuando las cosas van bien, es un chute de satisfacción.
Si van mal pues es motivo de examinar que es lo que falla, y ponerte manos a la obra para solucionarlo.
Como ves, la libertad financiera es un trabajo duro, pero merece la pena. Eso creo, cuando llegue, te lo cuento.

Viaje a la libertad económica

6 comentarios en «Libertad Financiera»

  1. Lo del tomate Kumato me ha gustado. Me recuerda a una vez, que me compré unos cereales rellenos de chocolate y le dije a mi novia que llevaba años queriéndolos probar. Es que siempre compro los copos de maíz básicos. Puede que sea un poco extremo, pero eso y otras cosas me han llevado a donde estoy ahora…

    Responder
    • Hola Mucho Invertir.
      Lo que te ha llevado donde estás eres tú, la forma de pensar y actuar. En el lado opuesto están todas las personas que han ganado sueldos espectaculares, y que hoy no tienen ni vivienda. ¿Equivocado? Yo creo que no.
      Un abrazo.

      Responder
  2. Me gustan estos artículos,la if es muy difícil,pero un complemento no.
    Yo ahora q soy funcionario gasto más y miro menos los precios.Y ahora en mi nueva situación me doy cuenta q cosas como la comida q es un placer comer y en cosas para ti,no hay q mirar mucho el dinero.
    Yo me marco un mínimo para ahorrar y lo demás lo q surca.
    Hoy estamos y mañana igual no.

    Responder
    • Hola Jose.
      Lo más importante de todo, es sentirse bien con el camino. Si tu prefieres hacerlo así, es genial y no te sentirás frustrado.
      Todo tiene unos límites, como es lógico. Habrá meses que te tengas que contener en los gastos, y otros que puedas abrir más la mano, eso nos pasa a todos.
      Un abrazo.

      Responder

Deja un comentario

 

 

Acepto la política de privacidad

  • Responsable: Miguel Caballero
  • Fin del Tratamiento: Controlar el spam y la gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido
  • Contacto: contacto@compraraccionesdebolsa.com
  • Información adicional: Visita mi política de privacidad

  *