Jordan Belford, La Codicia De Los Mercados

Durante estos días se va a estrenar la película “El Lobo De Wall Steet”, basada en la historia de Jordan Belfort, un ejemplo muy ilustrativo de lo que pide la sociedad actual: éxito a cualquier precio.

Jordan Belford, “El Lobo de Wall Street”

¿Saben cual era el ídolo de Jordan Belford? No hace falta ir muy lejos: Gordon Gekko. Para que luego digan que ver la televisión no es perjudicial.
Jordan Belford la codicia de los mercados
Jordan Belford llega a Nueva York en 1987, justo cuando se estrena la película Wall Strett (Gordon Gekko), dispuesto a comerse el mundo. Sólo un año después ya trabaja como broker y se hace con el control de la empresa Stratton Oakmont, una agencia de corredores, que es famosa por sus técnicas totalmente deshonestas (y en su mayor parte fraudulentas) de vender bonos basura.
Durante los 90, presumía de ganar más de 50 millones de dólares al año, aunque sobre todo se hizo famoso por sus excesos, sus juergas y sus caprichos excéntricos.

En 1998 fue imputado por estafa y blanqueo de dinero. Reconoció los hechos y colaboró con el FBI ofreciendo información sobre otros estafadores. Al final sólo pasó 22 meses en la cárcel, pero fue condenado a devolver 100 millones de dólares a los accionistas que había estafado, aún está pagando la deuda.

La codicia y la ruina de la sociedad

Confieso que probablemente me acerque hasta el cine para ver la película, me produce cierto morbo el ver como funciona realmente el corazón de Wall Stret.
Detrás de esta película, igual que la de Wall Strett con su personaje Gordon Gekko, existe una realidad, la que ha llevado el mundo al borde del colapso financiero, del que aún no estamos libres.
El personaje de Gordon Gekko, en la segunda parte de Wall Street, tiene cinco minutos gloriosos en los que ante un auditorio lleno de jóvenes resume el origen de la crisis financiera, y sólo hay una palabra que encierra todo el problema: codicia.
Esa misma codicia la hemos visto no hace mucho en nuestro propio país (que no difiere nada de lo sucedido en EEUU), y ha sido el germen de lo que ahora padecemos.
No era infrecuente que los bancos te ofrecieran una financiación del 120% del valor de la vivienda, cuando la lógica decía que el préstamo no sobrepasara el 80% del valor de esa vivienda. Con ese dinero que sobra, te comprabas un vehículo nuevo, o muebles espectaculares. Total el precio de la vivienda siempre sube.

Para avivar el fuego, los tipos de interés estaban anormalmente bajos, esto de alguna manera incentiva a los banqueros a seguir prestando más dinero del necesario, ya que tener dinero no era rentable, era más rentable tener créditos.
El problema para la sociedad es que el dinero que prestaban, al final no lo han perdido ellos, lo hemos perdido todos, las deudas se han socializado, mientras que los beneficios han sido privativos.
Me alejo un poco del tema principal: la codicia y la exaltación que se hace en los medios de ella.
Desde la calle los ciudadanos exigimos que los políticos y los banqueros sean puros de corazón, que no sean codiciosos, que no metan la mano en la caja, pero somos un poco ladinos, ya que al que no ha metido mano en la caja lo llamamos tonto y convertimos a los villanos en héroes a través de películas como esta, me gustaría que reflexionáramos un poco sobre ello…

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seguidores y amigos. ¡Con un simple gesto me ayudarás tanto a mi, como a ellos! También puedes suscribirte a mis entradas.

Descarga GRATIS mi eBook

Aprende Ichimoku. El Indicador técnico más fiable

Responsable: Miguel Caballero, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en Georgia (EEUU) y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@compraraccionesdebolsa.com. Para más información consulta mi política de privacidad

Soy un apasionado de los mercados financieros. Me gusta el Trading por la promesa de recompensas rápidas, pero el grueso de mi capital lo invierto a largo plazo; busco mi libertad financiera. Comparto lo que sé. Deseo que aprendas mucho leyendo mi blog :) ¿Quieres descubrir mi *verdadera identidad*? Visita este enlace.

También te interesarán...

2 Comentarios

  1. Jose dice:

    Buen artículo, Miguel, la codicia es muy mala. Yo también veré la peli más que nada por curiosidad, aunque creo que bolsa y todo eso se verá poco. Un saludo.

    • Miguel Illescas dice:

      Tengo curiosidad por ver que es lo que nos muestra la película, aunque posiblemente no veamos nada de bolsa, pero si mucha miseria humana.

Deja un comentario

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad

  • Responsable: Miguel Caballero
  • Fin del Tratamiento: Controlar el spam y la gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido
  • Contacto: contacto@compraraccionesdebolsa.com
  • Información adicional: Visita mi política de privacidad

  *