Método Mucho Invertir Para Seleccionar Acciones

  • Disponible sólo para inversores españoles
  • El Broker más barato
  • Acciones, Cfds, Futuros, Opciones, Fondos de Inversión, Etfs...
  • Puedes abrir una cuenta desde sólo 0,10 céntimos
  • Comisión por acciones españolas, desde 2,40€

Una de mis “obsesiones” como inversor, es determinar un método para seleccionar empresas en las que invertir.
A lo largo del tiempo, he encontrado algunos sistemas que podrían ser interesantes por su sencillez, otros difíciles de aplicar por su complejidad y necesidad de conocimientos.
Sin embargo, en esta búsqueda encontré un sistema, el Método Mucho Invertir para seleccionar acciones, que me pareció realmente original y completo. Con una planilla de excel tenemos todos los datos, que nos ayudan a determinar si una empresa merece entrar en nuestra cartera de inversión. Salvando las distancias, por la complejidad de este método, me recuerda a la Puntuación Piotroski.
El creador de este método de selección de acciones, es mi invitado de hoy: Mucho Invertir. Algunos quizás ya le conozcan, incluso conozcan su método, pero para todos aquellos lectores habituales de este blog de bolsa, le he pedido que nos cuente como es su sistema de selección de empresas.método mucho invertir para seleccionar acciones
Creo que merece la pena. Tal vez no implementemos 100X100 su sistema, pero creo que abre la puerta a una idea bastante interesante: crear un excel sencillo, en el que vamos a puntuar las empresas, en función de sus resultados y su calidad. Hace tiempo empecé mi propia hoja de excel, aunque aún no la he terminado por falta de tiempo principalmente, y por que he ido posponiendo su ejecución…aunque el concepto sea sencillo, no quiere decir que implementarlo sea fácil.
No me enrollo más, os dejo con Mucho Invertir, y su sistema para seleccionar empresas:


Hace tiempo que Miguel me pidió que escribiera este artículo para publicarlo en su blog. Yo agradezco enormemente su interés y le felicito, dicho sea de paso, por su gran blog y enorme trabajo, referente en esta comunidad virtual. Me pidió explicar mi forma de invertir en acciones y la forma en que analizo y selecciono empresas en mi blog. Así que, con mucho gusto, aquí dejo mi artículo:

El mantra de las empresas de calidad. Comprar barato y vender caro

Cuando nos enfrentamos a la bolsa, los que seguimos filosofías de largo plazo, valor y análisis fundamental escuchamos siempre los mismos mantras, que por cierto, a priori, son sencillos. Comprar barato y vender caro, no invertir en empresas de poca calidad, etcétera. ¡Qué fácil es entonces ser inversor de éxito! Pues en cierta manera sí, no es tan difícil. Pero tampoco es tan fácil.

¿Cómo compro empresas baratas pero de calidad?

Si profundizamos un poco más, veremos que comprar barato significa comprar empresas que coticen a múltiplos bajos respecto a la calidad que representan. Calidad significa negocios rentables, que den buenos retornos y tengan ventajas competitivas que hagan que sigan siendo buenos en el futuro. Empresas que no te la jueguen significa empresas con deuda controlada, con barreras de entrada y alineadas con el accionista. Y podríamos seguir profundizando para pasar progresivamente de las palabras bonitas a, exactamente, los números y características medibles que debemos exigir a una acción. Y así poco a poco llegamos a mi sistema, donde intento medir todas las características que hay al alcance de mi mano de forma lo más objetiva posible.

Un sistema de inversión y selección de acciones

Consiste pues en fijarnos en todo aquello que nos debemos fijar para comprar empresas de calidad a buenos precios. Es decir, nos encontraremos con un montón de ratios bursátiles, características, unas más medibles, otras menos, etc. Hay tantos que cualquiera se pierde. Y si leemos un libro de inversión value, seguro que Graham se fijaba en unas cosas y luego leemos a Lynch, que se fija en otras, y nos llevamos las manos a la cabeza porque no habíamos tenido en cuenta las suyas. Nos enfrentamos entonces a un segundo dilema. Entre tanta información, cómo diferenciar el grano de la paja y cómo cuantificar lo importante de lo menos importante. Bien, para ello me baso en un sistema de puntuación, que aunque no es 100% suficiente para invertir en una acción, sí lo suelo usar como condición necesaria. Ello me permite no olvidar nada, hacerme una idea rápida de una empresa, apuntar lo esencial, y, finalmente, comparar empresas, de forma que con más probabilidad de acierto, elijamos las mejores dentro de un mismo sector. bien vale para comparar empresas de un sector, o para comparar la misma empresa en ejercicios diferentes. Incluso, ponderando correctamente, podríamos comparar empresas de sectores diferentes, aunque ello entraña más riesgo, pues la ponderación es subjetiva. Sin embargo, en cualquier caso, dedicarle este tiempo suele ser más útil que mirar en Internet miles de noticias, ratios u opiniones sin orden ni concierto.

guía artículo
  • ¿Quieres invertir con criterio y confianza?
  • Esta guía te muestra un metodología sencilla y eficiente, para saber qué acciones comprar
  • Toma tus propias decisiones de inversión: no dependas de nadie
  • No pierdas tu tiempo, analiza los puntos esenciales de las empresas, sin perderte en los detalles
  • Recibirás: una guía de 130 páginas, mas de 80 minutos en vídeo y una plantilla para realizar tus análisis

Aspectos que analizo y valoro

La esencia del análisis es que es sistemático, metódico y estandarizado, lo cual lo convierte al análisis de las empresas en más objetivo y más sencillo.
El método cubre todos los aspectos de un análisis fundamental. Cuantitativos y, cada vez más, cualitativos. Entre ellos destaco:
* Calidad del negocio
* Moat y ventajas competitivas
* Retornos y márgenes
* Riesgos y oportunidades
* Valoración (precio)
* Alineamiento con el accionista
* Crecimiento
* Endeudamiento razonable
Al final cogeremos un montón de ratios o características y se les asignará una nota en función de lo cerca o lejos que se encuentre respecto a nuestro ideal, que será lo que llamo baremo. Luego establecemos pesos, es decir, ponderamos cada aspecto en base a su importancia relativa respecto a los demás. Los agrupamos por secciones y obtenemos una nota global ponderada. Esta ponderación es subjetiva y no habrá dos inversores iguales, pero en general, las empresas buenas y baratas, aunque cambiemos la ponderación, seguirán teniendo buena nota global y, en general, superior a otras con las que las comparemos.
Se pueden ver ejemplos en mi blog, como estos: Walt Disney, Viscofan, Prim, CIE automotive, Open Text.
Aquí dejo una captura de pantalla de cómo sería el resultado:Método mucho invertir para seleccionar acciones, viscofan

Variables

Entramos más en el detalle, apartado por apartado.

Valoración

Aquí medimos el precio de la empresa, sin mirar la calidad. Usamos 5 ratios de valoración que nos dirán si la empresa cotiza cara o barata. Tarea posterior es estimar si precios baratos se corresponden con poca calidad y riesgos, o si por el contrario, es una buena oportunidad y viceversa. En esta sección mido el precio de la acción respecto al beneficio que genera la empresa por acción, es decir, el PER. También miro el PER relativo respecto a su histórico de más de 10 años, el precio respecto al valor contable o en libros, el EV/Ebitda (quizás el ratio más importante y muchas veces olvidado por los inversores particulares) y el precio respecto al cash flow proveniente de las operaciones. Pondero la importancia de cada ratio, y en suma, la importancia de este apartado es bastante alta, en torno a un 30% del total ya que este apartado pone precio a todo lo demás. Es decir, si el mercado fuera perfectamente eficiente y el método estuviese perfectamente ponderado, las mejores empresas tendrían un precio más alto que lo compense y viceversa (y la nota final ponderada sería siempre 50 (siendo mínimo 0 y máximo 100)). Dicho esto, el baremo que utilizo varía en función del sector. Es decir, al sector tecnológico le permito tener valoraciones más altas, pero a cambio también le exigiré mayores retornos y crecimiento, por la propia naturaleza del sector.

Deuda

Dado que muchas veces los grandes errores de inversión provienen de haber adquirido empresas con una deuda demasiado grande, este apartado es importante. En este apartado veo pues cuál es grado de deuda y cómo de cómodamente la empresa la paga. Para ello, evalúo la deuda financiera neta respecto al Ebitda, que está directamente relacionado con la generación de caja, el apalancamiento, el interés neto que la compañía paga y la calificación de las agencias de rating (cuando la haya).

Dividendo

Más que el dividendo, me gusta ver la política de dividendos. Es decir, que se puedan pagar, no como hacía Telefónica en tiempos de Alierta. Así, miro que el payout respecto al beneficio sea ajo, y que respecto al cash flow libre descontadas inversiones en mantenimiento e intereses a 6 años vista, sea también ajo y, al menos, positivo. Esto es un análisis contable, pero luego, una parte más subjetiva es analizar si los dirigentes han tomado las decisiones correctas. Es decir, una empresa en crecimiento y con alto ROCE, no tiene mucho sentido que reparta dividendo alto, puesto que seguramente sea más rentable invertirlo en el propio negocio. Por el contrario, una empresa grande, en un sector maduro donde es difícil encontrar proyectos muy rentables, en ese caso, con tener un payout alto pero un buen historial, es suficiente.

Márgenes y retornos

Esto está ligado a la calidad del negocio. Aunque hay que tener cuidado con la interpretación de los márgenes porque no siempre tienen todo en cuenta, sin embargo un margen bruto alto significa poder de fijación de precios, el margen operativo (rentabilidad de las ventas) indica además buena gestión de costes, y el margen neto, además, salud financiera, y en definitiva, un negocio globalmente bueno. Igualmente a lo ya indicado anteriormente, el baremo de medir no será el mismo para una empresa industrial competitiva e intensiva en capital como puedan ser las piezas de coches, que para una empresa farmacéutica que funciona a base de patentes.
En cuanto a los retornos, estos miden la rentabilidad del negocio y del accionistas. Uso el ROCE y el ROE. Mientras que el segundo mide el retorno que tiene el accionista sobre su dinero, influenciado por el grado de apalancamiento (para bien y para mal, como quien compra 2 pisos con hipoteca para alquilar en lugar de uno sólo pero al contado. El primero tiene más rentabilidad pero el segundo más seguridad). Por otro lado, el ROCE descuenta este efecto y mide la rentabilidad sobre el total del capital empleado, tanto del accionista como de la deuda, es decir, mide realmente la calidad del negocio, y no tanto la ingeniería financiera que hagamos con él.

Crecimiento

Calculo el crecimiento compuesto (CAGR en inglés: compouned annual growth rate) de los últimos 5 años en ventas por acción y en beneficio por acción (eliminando así el efecto de las ampliaciones de capital que diluyen al accionista). Luego incluyo también las expectativas de crecimiento del sector y de la empresa. Para ello es necesario buscarlo en alguna fuente de información adicional, que pueden ser reportes del sector, o incluso en los reportes trimestrales de la empresa, si creemos que son fiables.

Análisis cualitativo

Consiste en responder a una serie de preguntas con una puntuación entre 1 y 4. Además, esto nos ayuda a pensar sobre la empresa y a buscar información caso de no saber responder:
* Moat y ventaja competitiva: imagen de marca, ser el más barato, mono u oligopolio, coste de sustitución, tamaño, nicho, etc.
* Análisis de Porter: poder de fijación de precios de clientes y de proveedores, productos sustitutivos, competencia y mercado potencial.
* DAFO: debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades
* Riesgos: regulatorios, de disrupción tecnológica, cambio de ciclo, pérdida de imagen de marca, cambio de directiva, caducidad de patentes,…
* Alojamiento del capital: que la directiva haya demostrado saber usar el dinero. Es decir, si la empresa compra empresas, que haya sido a precios baratos siguiendo filosofía value, como en bolsa. Si dan dividendo, que sea porque no hay mejores opciones, y si crecen orgánicamente, mirar si invierten en los países donde claramente van a crecer y tienen potencial (ej.: una empresa de coches tiene que estar en China e India).
* Directiva y trato al accionista: si la empresa es familiar y tiene un dueño es una garantía más a largo plazo, junto al alojamiento del capital o la deuda (aunque no siempre, véase por ejemplo la familia Benjumea con Abengoa)

Baremo

Como he venido diciendo, el baremo para establecer las notas de cada ratio y sección, varía en función del sector. A una eléctrica se le permite tener más deuda que a un retailer, pero a cambio de estar también a una valoración, en general, inferior. En cualquier caso, estos baremos no son una verdad absoluta y los establezco en función de mi experiencia, de la bibliografía de análisis bursátil que se puede encontrar en Internet, y, sobre todo, de la comparación con empresas de un mismo sector.

Interpretación de resultados

Como decía Buffet, no es necesario conocer el peso de una persona para saber si está gorda. Así que nos movemos en rangos, y en función de ello, nos interesamos más por una empresa o menos:Método mucho invertir para seleccionar acciones, interpretación de los resultados

Entender el negocio y el aspecto cualitativo

Una vez hemos hecho el análisis cuantitativo aplicando fórmulas, ratios y baremos, lo cual puede ser relativamente rápido una vez nos hemos currado un poco una plantilla en excel, entonces debemos además procurarnos de entender el negocio para poder rellenar la parte más cualitativa del análisis, saber qué estamos comprando y cuáles son los riesgos y fortalezas, lo cual nos ayudará a entender los márgenes y demás.

Comparación con la competencia

Una vez hecho esto, es aconsejable comparar los principales ratios con la competencia. Esto puede hacer pasemos de una empresa que creíamos buena, a descubrir otra que es aún mejor, o por el contrario, ratificarnos en nuestra tesis. Pero es esencial comparar los principales ratios con la competencia (al menos ROCE, margen neto, DFN/Ebitda, PER, EV/Ebitda y crecimiento del beneficio por acción).

Extrapolación de resultados a futuro

Hecho esto, entendido bien el negocio, seremos capaces de inferir, según nuestro criterio o en base a comparables (demanda por persona, previsiones sector, previsiones de la compañía), las principales magnitudes a 3 años vista (al menos ingresos y beneficio por acción, y a ser posible deuda y alguna posible inversión fuerte de capital, etc.). De esta manera podremos inferir el PER o el EV/Ebitda estaría cotizando la empresa a precio de hoy pero con resultados futuros, y si creemos que podrá ser así o por el contario la competencia parece que avanza más rápido y nos puede pisar.
Evidentemente esto ya son suposiciones, y tampoco merece la pena echar demasiada cuenta, pero siempre ayuda, sobre todo si tenemos datos fables para hacer estas predicciones. Por ejemplo CIE Automotive dijo en 2016 que duplicaría beneficio en 2020, y comprobamos que la última vez que lo dijo lo cumplió un año antes, y que las previsiones de ventas de coches en las zonas donde opera son halagüeñas (vemos los ratios de coches por persona en China e India comparado con Europa y USA, y aún hay recorrido) y CIE suele crecer a casi el doble que el sector. Por tanto, en vez de estar a PER14, pues probablemente esté a PER7. Otro ejemplo, Figeac Aero, que cotiza a PER23, prevé algo similar, con lo que en 3 años en realidad estaría a PER10, y además vemos que según el ritmo de los programas de aviones ya contratados con sus clientes (Airbus, etc), es muy probable que así sea.

Entender la infravaloración

Finalmente, si creemos que estamos ante una gran oportunidad, probablemente sea así, pero es siempre aconsejable intentar entender por qué el mercado no está de acuerdo con nosotros y está infravalorando la empresa. El mercado se equivoca, pero no siempre. Cuando las razones de la infravaloración son coyunturales, pasajeras o porque ha caído el mercado en masa, suele ser buena señal y podemos comprar sin miedo. Por ejemplo, el Bréxit no iba a influir en si se iba a ir menos al supermercado en España, sin embargo DIA cayó como todas las demás casi un 20% esa mañana. La baja demanda de materias primas china en 2015 no iba a suponer una gran diferencia de público en McDonalds, pero toda la bolsa bajó ante el miedo. Un proyecto que sale mal en Técnicas Reunidas que te arruina el año, no quiere decir que vayan a salir mal el resto (véase profit warning en 2016, la acción bajó como un 35%), o que a los salmones de Bakkafrost les entre una infección en unas piscinas no quiere decir que no se arregle el tema en unos meses o a lo sumo un año (supuso un 25% de bajada en una semana en Marzo de 2017). Son ejemplos.

Conclusión

Creo que es importante tener un criterio de selección de valores para invertir en bolsa. Es importante eliminar la parte psicológica por lo que un riguroso análisis numérico se convierte en pieza clave, como mínimo como descarte para no cometer grandes errores (por deuda excesiva o por precios demasiado altos, etc). Si el sistema es además metódico, estandarizado y objetivo, mucho mejor. Con el sistema de puntuaciones podemos comparar empresas estableciendo rankings calidad-precio como podéis ver en mi blog en los análisis de sectores, como el de las utilities o el sector de moda de lujo.
Y no es menos importante, en segundo lugar y para elegir finalmente nuestra empresa, la parte más cualitativa, entender el negocio, sus riesgos, su barreras de entrada y ventajas competitivas, su competencia y las previsiones a futuro.
Y a vosotros, lectores, ¿qué os parece todo este tinglado? ¿Cómo seleccionáis vosotros las empresas?


Retomo el artículo para despedirme.
Es evidente que el Método Mucho Invertir para seleccionar acciones es bastante completo. A mi me cautivó desde el primer momento, aunque desde entonces su autor le ha dado un par de vueltas de tuerca, ya sabes…nunca estamos contentos del todo.
Espero que os haya gustado, y me gustaría conocer vuestras opiniones.

Descarga GRATIS mi Ebook

Aprende Ichimoku, ¡el indicador bursatil más fiable!

Soy un apasionado de los mercados financieros. Me gusta el Trading por la promesa de recompensas rápidas, pero el grueso de mi capital lo invierto a largo plazo; busco mi libertad financiera. Comparto lo que sé. Deseo que aprendas mucho leyendo mi blog :) ¿Quieres descubrir mi *verdadera identidad*? Visita este enlace.

También te interesarán...

21 Comentarios

  1. Marc Frau dice:

    Artículo muy interesante, enhorabuena a los dos!

    Desde luego se nota que mucho invertir dedica tiempo a analizar las empresas, y eso es lo importante cuando se quiere invertir en bolsa e intentar batir al mercado.

    Yo hace tiempo que me di cuenta de que no me gustaba para nada analizar empresas, y por eso me decanto por los fondos indexados de bajo coste, que ya has comentado en otras ocasiones en el blog. Lo más importante es conocernos a nosotros mismos y tener claros nuestros puntos fuertes y sobretodo los débiles.

    No sé si el método de Mucho Invertir será efectivo a largo plazo o no, pero está claro que está bien pensado y estructurado.

    Saludos! Opinatron.

    • Hola Marc
      Creo que tu comentario encierra una verdad muy buena: hay que conocerse a uno mismo. Es importante conocer tus puntos fuertes y débiles, para luego actuar en consecuencia.
      Yo reconozco que no soy demasiado bueno analizando (por fundamentales), pero entiendo de su importancia para tener éxito.
      Un fuerte abrazo Marc.

  2. Hola Marc,
    Sí que me lleva tiempo analizar una empresa al detalle. Sin embargo, lo que es la parte cuantitativa del método que aquí describo, es decir, hacer la tabla con las puntuaciones y los ratios, eso me lleva sólo 5 minutos. A lo sumo 10 o 20 si por algún motivo me da algún error, o algun #N/A el excel o el google sheets.

    Lo que más tiempo lleva es la cualitativa, es decir, primero encontrar empresas interesantes, y luego entenderlas, leerse los informes, compararlas con la competencia, extrapolar resultados a futuro y entender por qué la empresa es de calidad pero ahora está infravalorada. Pero los ratios en sí, es poco tiempo, y sin embargo me sirve para descartar muchas y de un vistazo saber más o menos por dónde anda una empresa, si está cara o barata, si tiene mucha o poca deuda, buenos ratios que parezca que indiquen ventaja competitiva, y si ha crecido los últimos años, y una nota global que me lo pondera.

    Gracias por comentar Marc, y a ti Miguel por cederme el espacio

  3. Blacklupus dice:

    Felicidades Mucho Invertir por tú explicación y por compartir tú método. Yo soy 100% técnico pero me gusta mucho leer de todo y da gusto leer artículos tan bien explicados. ¿Tienes algún tipo de backtest hecho de tú sistema? ¿Que porcentaje anual medio de rentabilidad y drawdon tienes?
    Gracias y un saludo.

    • Hola Blacklupus ,
      No, no lo tengo. Era uno de los grandes proyectos que tenía pendientes de hacer, pero no lo he hecho. Sólo puedo decir que en general me va razonablemente bastante bien, pero no sé exactamente cuánto, no lo tengo medido con mucha exactitud.

      Me gustaría medir la rentabilidad de la parte meramente cuantitativa, como si de un screener se tratase, y por otra la rentabilidad incluyendo la parte subjetiva/cualitativa.

      Hasta pronto,
      MI

      • Blacklupus dice:

        Muchas gracias Mucho Invertir.
        Ojalá puedas hacerlo algún día. Te vendrá de perlas. Ahí verás lo robusto que es el sistema y te ayudará sin duda a ver cuan rentable es en realidad.
        Muchos éxitos con tu sistema.
        Un saludo.

  4. Josep dice:

    Hola MIguel y MI,

    Muy interesante artículo y un método que parece buenísimo. Un placer leeros a ambos.

    @Miguel. El que la sigue la consigue amigo. por fin encontré uno! 🙂 ETF QVAL, de los de Alpha Architect, Varios scores combinados con un Pietroski mejorado y ajustado por ratios de Sharpe y Sortino para limitar drawdowns. Más del 15% de retorno en backtest, para lo que valen esos tests, ojo.

    @MI. Desde luego lo que comentas de tratar de anticipar dónde estará la empresa en 3 o más años es una de las claves en value. Inconscientemente tendemos a extrapolar pasados resultados al futuro por las heurísticas de representatividad, y si somos incapaces de predecir mínimamente dónde van a estar entonces comprar con margen de seguridad puede no ser suficiente. CIE es una de las excepciones y parece que su escisión Dominion también, al menos los de Valuentum hablan maravillas de ella.

    Salu2 Cordiales

  5. Alexander dice:

    Hola Miguel que buen articulo y un buen recurso para seleccionar y comparar diferentes empresas, es posible acceder a este Excel del autor? Saludos,

  6. Mr. J dice:

    Muchas gracias a MI y a Miguel por el artículo.

    Este post es para enmarcarlo aquellos que algún día quisieran empezar a valorar empresas

    Comentar que desarrollar un método propio de análisis de empresas, estandarizando y cuantificando gran cantidad de magnitudes es complicadisimo, aunque haya parecido sencillo en tu presentación.
    El trabajo que has dedicado es tremendo y que lo compartas con nosotros es un placer para todos.

    Por otro lado, entiendo que el principal problema de valorar una empresa es conocer el beneficio futuro. A partir de ese valor sería bastante más fácil saber si la empresa está cara, baratas, así como poner en perspectiva el resto de ratios. Por lo que un método de este tipo, al menos sirve para poder intuir el estado actual de la empresa y, aunque no se pueda cuantificar el beneficio futuro, da un idea bastante profunda de las perspectivas esperadas.

    • Hola Mr. J
      Gracias a ti por pasar por el blog. El curro que hay detrás del sistema es importante, aunque replicable.
      Creo que Mucho Invertir nos ha dado muchas pistas de como podemos hacer algo similar. Quizás lo más difícil sea evaluar la empresa a futuro, pero saber como está en este momento, es bastante más fácil.
      Un abrazo.

      • Si conociéramos el beneficio futuro, la bolsa sería eficiente y no habría oportunidades. Se trata de poner todo lo que está a nuestro alcance para reducir los riesgos de la incertidumbre futura al máximo. Si es una empresa familiar, con un roce alto, márgenes altos sostenidos y sin deuda, pues es raro que a futuro la empresa vaya mal, a menos que haya disrupciones tecnológicas o situaciones especiales. Lo malo es que esas empresas suelen estar caras, pero a veces hay oportunidades. Se trata de ir rastreando…

  7. mario mendez dice:

    De los mejores artículos que he visto en mi vida sobre valorar empresas, solo queda aplaudir por su esfuerzo a mucho invertir, desde luego aquí tiene un seguidor que le seguirá y está seguro que aprenderá mucho. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *