Recompra de Acciones o Reparto de Dividendos ¿Qué es Mejor?

recompra de accionesLa recompra de acciones por parte de las empresas para su posterior amortización, es una de las formas de retribución al accionista que más gusta a Warren Buffett, no en vano es uno de los apuntes contables que le gusta encontrar cuando revisa los estados de flujo de efectivo.
Normalmente las empresas que recompran acciones propias para amortizarlas (o mantenerlas en su balance), suelen ser empresas que generan buen flujo de efectivo, y optan por recomprar acciones propias como una forma de retribución al accionista, pero como retribución al accionista ¿Es mejor que pagar dividendos?
A simple vista puede parecer que la recompra de acciones propias, no influye sobre el beneficio que reciben los accionistas, pero no es así. Cuando una empresa amortiza parte de las acciones, está reduciendo la cantidad de acciones con derecho a reparto de beneficios, por tanto cada acción que aún está en circulación, tendrá derecho a recibir una parte mayor de los beneficios, y esos flujos crecerán incluso si en el ejercicio siguiente la empresa no consigue mejores resultados, sólo con mantenerlos, los accionistas ya habrán aumentado sus beneficios.
En ocasiones, las empresas no amortizan esas acciones, si no que aparecen en su balance como un activo más. Estas acciones son igualmente beneficio para los accionistas, ya que tampoco reciben dividendos, ni tienen derecho a voto.

Recompra de acciones ¿Cuándo? ¿Porqué?

En el IBEX 35 y en el Mercado Continuo, tenemos pocos ejemplos de empresas que recompran sus acciones. En muchos casos esas recompras, pertenecen a dividendos en scrip, una fórmula que utilizan algunas empresas como Iberdola, que pagan a sus accionistas con acciones nuevas que emiten, para luego recomprar la misma cantidad y amortizarlas.
En este caso se envuelve la idea, como una forma de que los accionistas aumenten su presencia en la empresa, con unos costes muy bajos y sin diluir su participación.
A simple vista no es una mala idea, aunque a mi no me gusta en exceso, creo que la empresa podría dar el dividendo en efectivo, y luego que cada accionista haga lo que quiera con el.
El compromiso de recomprar acciones y amortizarlas, en muchas ocasiones obligará a la compañía a comprar por encima del precio al que se debería haber pagado el dividendo. Considero que cuando hay una alternativa mejor a la recompra de acciones, como invertir en otros negocios, o hacer crecer el propio, el capital disponible se debería dirigir ahí.recompra de acciones dinero sobrante

El mejor momento para recomprar acciones propias

La recompra de acciones debe ser en momentos concretos, como por ejemplo que la empresa no encuentre mejores fórmulas para utilizar el efectivo disponible, o que el precio de las acciones haga aconsejable auto-invertir en la propia empresa comprando sus acciones para poner en valor la propia compañía.
Por supuesto es totalmente desaconsejable, que la empresa utilice financiación externa para comprar acciones propias.
Aunque parezca raro, en épocas de dinero muy barato, algunas empresas tienen la tentación de utilizar financiación para la recompra de acciones, por motivos muy diversos, aunque hay uno evidente, algunas empresas ligan la retribución a su cúpula directiva a la rentabilidad por acción, y es cristalino que una disminución de las acciones en circulación, hace subir el beneficio por acción.

¿Mejor recompra que dividendo?

recompra de acciones aumento de la participaciónEl reparto de dividendos, al igual que la recompra de acciones debería hacerse “sólo” y exclusivamente cuando hay beneficios que repartir entre los accionistas.
En muchos casos los dividendos se reparten incluso sin haber dividendos. Recurren a las ampliaciones de capital para remunerar a sus accionistas, con un dividendo que reduce la participación al que no las acepta. Los casos más sangrantes: Repsol, Telefónica…
Si suscribimos la recompra de acciones en el único ámbito en el que “sólo” se producen cuando hay un exceso de efectivo, estarás conmigo que es un método más eficiente de retribución, no hay engaño posible.
A efectos fiscales, la recompra de acciones para un accionista de largo plazo es la mejor opción posible, ya que verá incrementado el valor y el precio de sus acciones sin pasar pagar impuestos, retrasando el momento hasta el día de su venta.
Mientras, el reparto de dividendos exige pasar por la caja de Hacienda cada vez que se hace efectivo.
Pero en contra de la recompra de acciones tenemos que, no hay posibilidad de disfrutar de los beneficios acumulados para el accionista, se entiende que a corto plazo.
Esta es la razón de que la mejor fórmula para el accionista es un mix, en el que parte de los beneficios se destinen a la recompra y otra parte al dividendo. Disfrutamos hoy de las ventajas de un dinero en efectivo, mientras que el valor de las acciones sigue subiendo.

Si te ha gustado, comparte....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

 

 

Acepto la política de privacidad

  • Responsable: Miguel Caballero
  • Fin del Tratamiento: Controlar el spam y la gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido
  • Contacto: contacto@compraraccionesdebolsa.com
  • Información adicional: Visita mi política de privacidad

  *