Forex para principiantes: ¿cuándo es el mejor momento para abrir una operación?

Dicen que invertir en divisas no es difícil, al menos en lo referente a la teoría. Desde el punto de vista técnico, puede ser. Los rudimentos más elementales para operar en Forex se pueden aprender en pocos meses, eso es cierto. La cuestión es si un curso intensivo es suficiente para zambullirse en el mercado. Obviamente, no, principalmente por el aspecto psicológico.
Con un par de recursos técnicos, se puede invertir. Dibujas una línea de tendencia, aplicas una media móvil (quizá dos), proyectas un fibo y abres un oscilador. Valoras la situación según lo que te vayan diciendo los indicadores y, después de pensar la estrategia a seguir, abres una operación. Suena sencillo, incluso mecánico, y en realidad lo es; entonces ¿por qué no funciona?

El análisis fundamental en Forex

Los expertos en análisis fundamental te dirán que no has leído las noticias, que no se puede operar sin prestarle atención al calendario económico del día (o de la semana). Pero los fanáticos del análisis técnico aseguran que el mercado lo descuenta todo, y que las noticias de máximo impacto solo aceleran un movimiento que el mercado ya había tomado o estaba a punto de tomar.
Como todo en la vida, el término medio es lo más sano. No te vendrá mal saber si hay alguna noticia de triple nivel a punto de salir. En ese caso, lo mejor es no entrar al mercado si estás empezando en el complejo mundo del Forex. La volatilidad te llevará volando, igual que si fueras un piloto de avioneta novato que está dando sus primeras clases de vuelo.
Seguramente, no despegarías sin echar un vistazo a la predicción del tiempo. En cualquier caso, el calendario económico no es el culpable de que te des batacazos constantes en el mercado, es tu plan. Puede que hayas leído todas las noticias del mundo (hasta las de mínimo impacto) y que hayas desplegado el pack de indicadores básico, y todo salga mal… ¿por qué?

correlación entre el forex y las bolsas

Esperando el momento adecuado en Forex

Una de las principales razones que explican el desastre bursátil de los iniciados en el Forex es que no valoran el tiempo. El momento lo es todo. Si intentas adelantarte al precio, el mercado te echará. El mercado de divisas no es un puesto de televidencia, y si basas tus operaciones en predicciones, lo más probable es que pierdas todo el capital invertido.
Evidentemente, hay algo de previsión detrás de cualquier operación, pero la mínima para saber hacia dónde se dirige el precio. La base de una buena estrategia debería alimentarse de pruebas y más pruebas. Testear es parte del éxito, por mucho que los novatos en Forex se olviden del backtesting o, directamente, desconozcan qué es.
Dicho esto, también se puede operar ‘en rececho’, como si el precio fuera un conejo al que hay que seguir, acercarse con tranquilidad y ‘cazar’ en el momento oportuno. Y es que, si una estrategia no testeada es mal augurio, ignorar la importancia del momento es sinónimo de caos y pérdidas. Este punto tiene que ver mucho con la preparación psicológica, tan importante como la teórica (o quizá más).
Si perder una oportunidad te genera ansiedad, no has madurado aún para operar en Forex. Es imposible estar todo el día delante de la pantalla, por lo que dejarás pasar buenas entradas. No hay nada peor que sentarse frente a la gráfica y comprobar que ya ha pasado ese rebote, esa ruptura o ese movimiento que estabas esperando.
Hay muchas emociones que pueden aflorar en situaciones como estas, y todas conllevan resultados poco favorables. Es mejor mirar cómo evoluciona el mercado desde el burladero que entrar en mal momento. Si hay algo que sobra en Forex son oportunidades para operar, así que lo mejor que puedes hacer es respirar profundamente y esperar a la siguiente ocasión.

Manejar la variable temporal en Forex

Perfecto, esperamos al mejor momento para entrar, ¿pero ¿cuál es? Esa es la pregunta del millón. Reduciendo el asunto a su más mínima esencia, se entra cuando el precio (y el volumen) lo diga. En el movimiento del precio encontrarás toda la información necesaria para tomar decisiones, siempre y cuando sepas dónde estás y en qué dirección se mueve la tendencia.
Para ello, hay que moverse bien por las diferentes franjas temporales, y elegir las que mejor encajen con tu perfil. Para empezar, el movimiento lento de las gráficas diarias es más recomendable, echando siempre un ojo por encima, en gráficas semanales, y otro por debajo, quizá en gráficas de cuatro horas. De esta forma, obtienes una perspectiva amplia, aunque vayas a operar siempre en una única temporalidad.
Abrir el abanico temporal hacia arriba ayuda a identificar la tendencia superior en la que se incluye el movimiento de la gráfica en la que operas. Por otro lado, un timeframe inferior permite afinar la entrada o comprender mejor la naturaleza del movimiento principal. Eso sí, no intentes afinar más de la cuenta bajando a temporalidades demasiado bajas, que pueden llevar a engaño debido a la lectura de los indicadores o, simplemente, a la velocidad del precio.

Si te ha gustado, comparte....
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Otros artículos que te puede interesar leer...

Deja un comentario

 

 

Acepto la política de privacidad

  • Responsable: Miguel Caballero
  • Fin del Tratamiento: Controlar el spam y la gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad y olvido
  • Contacto: contacto@compraraccionesdebolsa.com
  • Información adicional: Visita mi política de privacidad

  *